Qué es el internet de las cosas: IOT y sus diferentes aplicaciones.

Qué es el internet de las cosas y su aplicación en la industria

Smart cities, dispositivos por control de voz, espejos inteligentes, drones… Aunque no lo creas, todo esto es tecnología IoT. Cada vez es más común tener en nuestra vida cotidiana dispositivos inteligentes conectados a internet con los que facilitarnos nuestro día a día. 

Ahora bien, ¿qué otras aplicaciones tiene? En el siguiente artículo te contamos qué es el internet de las cosas (IoT) y cómo lo han aplicado las empresas y las industrias en sus procesos de producción y ventas. 

¿Qué es el internet de las cosas?

El internet de las cosas (Internet of Things en inglés) es un concepto acuñado por Kevin Ashton en 1999 durante la conferencia en Procter & Gamble That ‘ Internet of Things’ Thing. 

Este término hace referencia a la agrupación e interconexiones de dispositivos y objetos cotidianos a una red. Dicho de otra manera, el IoT es la tecnología que permite conectar e interaccionar dispositivos a internet sin la necesidad de la intervención humana. De este modo, la conexión es de máquina a máquina o M2M (machine to machine).

La evolución y aplicación de esta tecnología ha sufrido un crecimiento exponencial en los últimos años y con ella han nacido tecnologías como RFID o identificador por radiofrecuencia, Big Data, inteligencia artificial, blockchain, Cloud y Edge Computing, realidad aumentada y 5G. Todo ello contribuye a recopilar, tratar y analizar todos los datos e informaciones que se recogen. 

Te puede interesar: Qué es Blockchain y las ventajas de su aplicación en la cadena de suministro

El internet de las cosas no solo hace referencia a grandes maquinarias o robótica, IoT son también pequeños dispositivos conectados con sensores y chips. Cualquier dispositivo IoT incluye un sensor, un procesador, una plataforma para gestionar la información y una red de comunicación entre la red y el dispositivo ya sea a través de WiFi o redes móviles. 

IOT ejemplos y usos cotidianos

La tecnología IoT está muy presente de diferentes formas en nuestra sociedad:

1. Salud

En el campo de la salud, las aplicaciones de IoT han ayudado a mejorar la calidad de vida de los pacientes y la salud con la creación de aplicaciones para discapacitados (silllas inteligentes con el sistema de Apple), relojes inteligentes con los que medir las constantes vitales, pastillas con sensores digitales como Ability MyCite con la que controlar la toma de medicación en pacientes que sufren esquizofrenia, entre otras. 

2. Hogar

Otra de las mejoras que ha aportado la tecnología IoT la encontramos en el hogar con gadgets como robots aspiradores inteligentes, bombillas inteligentes, dispositivos por control de voz como Alexa Echo Dot o Google Home, electrodomésticos inteligentes que pueden conectarse a aplicaciones móviles para medir su rendimiento…

3. Smart cities

Se prevé que en 2050 un 85 % de la población viva en ciudades, por lo que los núcleos urbanos deben afrontar este crecimiento y por ello apostar por las smart cities es una de las opciones más sostenibles y eficientes para esta evolución. Este modelo de gestión de ciudades inteligentes se basa en la generación eléctrica repartida por el territorio (generación distribuida), redes inteligentes interconectadas que permitan la circulación bidireccional de datos entre centros de control y usuarios (smart grids), mediciones inteligentes de gastos de energía (smart meetings), edificios domóticos (smart buildings), sensores inteligentes que recopilen datos para mantener la ciudad conectada e informada (smart sensors) y vehículos eléctricos con puntos de recarga (emobility).  

4. Deporte

En la industria del deporte la implementación de la tecnología también ha aportado grandes beneficios en el rendimiento y su desarrollo: videoarbitraje, robótica deportiva (chips para hacer seguimiento del balón, impresoras 3D…), estadios inteligentes…

Te puede interesar: La aplicación de las nuevas tecnologías en el deporte

Aplicación industrial de IoT

La Industria 4.0 utiliza dispositivos IIoT (Internet Industrial de las Cosas, por sus siglas en inglés), esta tecnología permite optimizar el tiempo y tratamiento de la información, así como mejorar los procesos productivos. Una correcta implementación de estas tecnologías puede convertirse en una ventaja competitiva para las empresas e industrias, ya que tras la reciente  transformación digital, los sectores necesitan modernizar sus modelos industriales para poder hacer frente a los nuevos retos y desafíos que presentan los mercados.

Algunas de las aplicaciones industriales actuales son:

  1. Fábricas inteligentes mediante la gestión de forma remota de los activos de la planta de fabricación.
  2. Monitorización de los procesos productivos.
  3. Ciberseguridad para proteger las redes. 
  4. Logística inteligente mediante el control de stock monitorizado.
  5. Medición y red inteligente para tratar y gestionar la información y los datos. 

Te puede interesar: ¿Qué es SAP? Su relación con ERP, ventajas y novedades

Internet de las cosas: ventajas y desventajas 

Como sucede con cualquier nueva tecnología, sus ventajas y desventajas dependerán del uso que se haga de ellas y su facilidad de implementación. A continuación, te mostramos algunas ventajas y desventajas que ofrece el internet de las cosas en su implementación en las empresas:

Ventajas

  1. El IoT puede implementarse en cualquier sector industrial y empresarial.
  2. Mejora la experiencia del usuario.
  3. Ayuda a reducir costes optimizando los recursos y mejorando así la productividad.
  4. Maximiza la eficiencia energética y ayuda a combatir el cambio climático.
  5. Genera nuevas oportunidades de negocio.
  6. Ofrece ventajas competitivas respecto a la competencia. 
  7. El uso proactivo de los datos ayuda en la toma de decisiones estratégicas.
  8. Ayuda a una mayor conectividad entre las personas y departamentos. 
  9. Agiliza el proceso de comercialización.

Desventajas

  1. Elevada inversión a corto plazo. 
  2. Implica una adaptación de los trabajadores a los nuevos procesos productivos y modelos de trabajo.
  3. No existen estándares tecnológicos comunes ni un marco normativo de referencia. 
  4. Una falta en medidas de seguridad puede originar brechas de seguridad de los datos personales e industriales.
  5. Amplía la huella digital de las personas y las empresas

Si te ha parecido interesante el artículo y el mundo del IoT no te puedes perder el máster online en Seguridad Informática y Gestión del Riesgo Tecnológico de Euncet Business School en alianza con PwC España